Sitio Oficial

.

No hay mañana que valga


No hay mañana que valga

Durante 157 días el colectivo Capitanes de Arecibo ha navegado hacia la conquista del preciado tesoro; el mismo que se le ha eludido en los pasados dos rastreos. Desde que inició la travesía en la tierra de Barquisimeto, el buque que comanda Pachy Cruz ha vencido la adversidad y la afrenta del contrario con épicas batallas de carácter, destreza y empuje.

Un 20-14 en suelo isleño, tiranos ante el león decadente del vasallo, salmorejo de jueyes en la comarca de Carmen Yulín y un peligroso 1-2 en un ardiente rancho vaquero de color penepé, en una guerra campal que continua esta noche en quizás la más significativa escaramuza de los Capitanes por alcanzar el caro trofeo de campeón…

Hoy, 11 de junio de 2016, los tripulantes del navío amarillo saben que no hay mañana. Que por 40 minutos será una lucha de sí o sí en el Fuerte Petaca en defensa de su territorio. No se puede pensar en el domingo de gloria, a menos que no conviertan en chicharrón al Cid campeador de Bayamón y nivelen fuerzas y poderío.

Entre lances de sus cañones a distancia de nombre Guillermo, Coty y Huertas, de penetraciones rápidas y constante careo por el rectángulo, más solidez en la línea frontal de custodia por los tenientes Balkman, Jefferson y Lalanne.

Y más allá de la epopeya forzada de hoy para salvaguardar el honor del clan Monrouzeau, Arecibo reconoce que la única forma de auxilio está centrada en el respaldo de sus huestes donde miles de seguidores a la causa harán lo suyo para desatar el entuerto del Vaquero.

Pero, dejando atrás lo novelesco, Capitanes bien conoce que hoy es el partido decisivo de la serie. Se juega la vida porque caer en un 1-3 atrás no es fácil cuando mañana deberá visitar el ardiente Rancho en terreno ajeno.

Jaleel Akindele y Coty Clarke lideran en ofensiva en sus respectivos equipos.Capitimes 2016 / NFR

Jaleel Akindele y Coty Clarke lideran en ofensiva en sus respectivos equipos.

Ya no se trata meramente de robarse un juego en Bayamón sino de ganar de forma contundente en la Casa de Petaca y repetir la dosis el domingo en el último Back2Back de la serie.

El jueves, Arecibo estuvo falto de la energía defensiva que les caracteriza y que trajo el triunfo de empate, 102-77, el pasado martes. Esa fórmula, independiente de lo sutil del silbato como escarmiento ante el caos de cancha, puede ser lesiva contra Capitanes por su férrea e insistente defensa.

Ayer, Fernando Quiñones, jefe supremo del BSN, comentó en el programa Dugout que los árbitros mantendrán el nivel de disciplina necesario para evitar el contacto excesivo que genera en reacciones violentas, faltas técnicas y expulsiones de jugadores. Por consiguiente el pito demarcará los lindes del encuentro en una tácita advertencia de juego limpio, como debe ser.

En los tres partidos se han cometido 163 faltas, 87 por Arecibo; pecados que han resultado en 182 tiros libres, 97 por Bayamón.

Pachy Cruz enfatizará desde el salto la cacería por todo el rectángulo, en tanto Paco Olmos, mentor del foráneo, tratará de dominar las tablas y la disminución del ritmo: uno de media cancha, control y cierre de entrada contra Arecibo.

“Nuevamente nos pusieron a jugar al tempo de ellos que es uno más pausado. Tratamos de acelerar el juego y presionar, pero lo hicimos por momentos y no pudimos defender”, sostuvo Cruz en la conferencia post juego.

La clave es la defensa, tenemos que defender nuestra casa. Esto va a ser una serie larga. Nadie dijo que esto se acaba de 4-0, eso es una falacia en realidad. Bayamón está aquí por lo que es, dominó por algo”.

“Pero nada, tenemos que seguir empujando la marcha y la defensa será la clave. El nivel de energía e intensidad que nos caracteriza tiene que estar presente en nuestra casa”, reiteró el novel entrenador de Arecibo.

El descanso le vino bien a Bayamón después del desastre en días seguidos, enunciado que promulga el Coach valenciano al no jugar ayer.

“Espero que con día de por medio recuperemos la dureza del juego de hoy (jueves) y que sepamos, que anticipemos lo que nos vamos a encontrar en Arecibo, porque es claro y meridiano el baloncesto que quiere jugar Capitanes con nosotros”, dijo Olmos.

“Vamos a ver si fuera de casa podemos tener el control del partido, minimizar errores y aumentar el esfuerzo defensivo, porque a partido abierto, partido arriba y abajo, nosotros tenemos pocas o ningunas opciones con ellos”, acentuó el jeque ibérico.

El paradigma de Olmos debe ser la sustancia de un Capitanes para navegar en aguas tranquilas hacia Bayamón mañana y mantener la brújula hacia el tesoro preciado. De eso trata el juego número 55 de Arecibo en su travesía desde el 7 de enero.

Sucintamente dicho se comprenderá que para la nave amarilla: hoy no hay mañana que valga…

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )