Capitanes de Arecibo | Baloncesto

Capitanes: 75 años de historia

El escritor Francisco Paco Torres resume parte de parte de la historia de los Capitanes de Arecibo, que como franquicia desde 1946 cumple 75 años de vida en el Baloncesto Superior Nacional, ahora BSN.  Datos interesantes que refrescan la memoria cuando se inaugura la temporada 2020; como siempre con la expectativa de un campeonato…

Evolución desde la original de Federación Insular de Baloncesto (FIB) a Baloncesto Superior Nacional. De franquicias limitadas a múltiples, algunas ya desaparecidas; de canchas en escuelas o parques a coliseos, de instalaciones al aire libre a bajo techo, de área de juego en cemento a tabloncillo, de canastos con tablero de madera a acrílico y de forma ovalada a rectangular, de aros fijos a flexibles, de mallas de nilón a algodón, de canastos sujetados en postes de cemento a estructuras metálicas en arco. De un juego divido en mitades a cuartos, de tiempo de posesión de bola indefinido a limitado por reloj, de anotaciones bajas a abultadas, de intentos al canasto con dos manos a una sola y en tiro brincado, de jugadores nativos a combinados con importados, y de aficionados a profesionales, de encestes de campo solo de dos puntos a también de tres, de uso de dos árbitros a tres, de registro de anotaciones manual a computarizado, de transmisiones solo por radio a también por televisión e internet, de dádivas o colectas para el equipo a auspicios formales. En fin, dramáticos cambios de todo tipo.

El 1946 fue el año de origen del Baloncesto Superior, organizado y reglamentado en Puerto Rico, creándose la anteriormente mencionada FIB y regida por quien se conoce como el padre del baloncesto en la isla, Don Emilio E. Huyke. Ahí tomó vida la franquicia arecibeña.

Capitanes de Arecibo se fundó en 1946 como sucesor de equipos como Arecibo Giants, Lobos del Norte, All Arecibo y Club Deportivo, los que representaron a Arecibo entre los años 1915 a 1934. Fue en 1944 que comenzó la búsqueda de una franquicia para el Baloncesto Superior y dos años después se hizo realidad.

En 1946, tras once años sin participación, Arecibo regresó a una competencia preliminar para completar los ocho equipos que jugarían en el torneo superior: Ponce, Río Piedras, San Germán, San Juan, Universidad de P.R., Santurce-Vita Cola y Santurce-Corona.

Arte de William Ríos Martorell

Ya con el nombre de Capitanes, jugaron en la cancha de la Escuela Lincoln y en la escuela Muñoz Rivera. Ese año, lograron el subcampeonato, con Manuel ‘Petaca’ Iguina y Alberto Rentas, entre sus integrantes estelares. En el 1948, repitieron el subcampeonato.

El uniforme local era camiseta dorada con ribetes azules en cuello y mangas, teniendo al frente el nombre Capitanes en letras en cursivas azules y debajo el número del jugador, también en azul. El pantalón era corto, también en dorado con ribetes azules a los lados, así como en la cintura y ruedo.

El uniforme de visitante era con los colores a la inversa, pero teniendo al frente el nombre Arecibo en letras de molde. El Circuito de Baloncesto Superior (CBS) rigió el básquetbol insular el Baloncesto Superior desde 1954 hasta 1968.

Los Capitanes jugaron desde 1951 en el Estadio Luis Rodríguez Olmo, qué se construyó para jugar béisbol, pero no se limitó a ese deporte. Fue escenario por muchos años como el hogar de los Capitanes. En el área del terreno de juego donde estaba localizado el plato, ahí se instalaba el rectángulo frente a las gradas.

Éste se protegía con pintura de uso marino para evitar su deterioro por el clima. Incontables fueron las ocasiones en que los juegos tuvieron que posponerse, interrumpirse o cancelarse por causas de la naturaleza. La dificultad mayor no era necesariamente la lluvia, sino el rocío o la humedad de la noche lo cual afectaba el tablero. Este se hacía resbaloso y peligroso para el juego.

La lluvia era otro de los factores, la cual llegaba muchas veces antes del juego o durante mismo. Al saturarse de agua el tablero, el secado con mapos o toallas no resolvía, por lo que se recurría a regar viruta o aserrín de madera para que absorbiera la humedad, la que se barría con cepillos hacia los extremos de la cancha. También afectaban los insectos voladores, qué atraídos por el efecto de los reflectores de luz, causaban molestias a los jugadores. Y por último, el viento, que en ocasiones hacía que un tiro a distancia no tuviera la efectividad deseada al desviar la bola.

El Estadio Rodríguez Olmo fue donde Arecibo conquistó su primer e histórico campeonato: miércoles 19 de agosto de 1959. A eso de las 10:15 de esa noche, Capitanes derrotaba a Rio Piedras 76-59, y todos los componentes del equipo celebraron el campeonato, no solo en la cancha, sino también en la fuente de la Plaza de Recreo.

Arecibo dejó el estadio de béisbol para en 1973 mudarse a la cancha bajo techo Francisco ‘Pancho’ Padilla. El parque significó el lugar intermedio en la transición de la inicial cancha al aire libre con superficie de cemento, a la cancha al aire libre y a una bajo techo con superficie de madera.

Capitanes Arecibo/Nelson Reyes Faría

Hiram Ruiz y Luis Monrouzeau: apoderados de mayor tenencia de la franquicia Capitanes.

En 2004, los Capitanes se mudaron para el majestuoso Coliseo Manuel Iguina Reyes con capacidad para más de 10,500 personas.

A pesar de toda metamorfosis en el deporte, los Capitanes se han mantenido en el Baloncesto Superior de Puerto Rico ininterrumpidamente por esas 75 temporadas, solo variando su cuerpo rector y técnico, así como la plantilla de jugadores por el pasar natural del tiempo.

Arecibo es el único equipo en la liga con ese logro, lo cual es digno de orgullo y celebración al iniciar el torneo de 2020. Franquicias van y vienen, recesan, se mudan, se fusionan, cambian de nombre o se eliminan, pero la de Capitanes sigue ahí, como ícono de perseverancia y consistencia en el básquetbol local e internacional.

Para aquilatar cuán destacada es esa gesta, en ese mismo año 1946, se organizó formalmente el baloncesto profesional en Estados Unidos, al fusionarse la Basketball Association of America (BAA) con la National Basketball League (NBL), creándose la actual National Basketball Association (NBA).

En esas 75 temporadas de la NBA, tal liga, que a diferencia de la local se ha compuesto de muchos equipos, contará con siete equipos, que han participado desde 1946, pero sólo dos bajo el mismo nombre: New York Knicks y Celtas de Boston. Los otros cinco han tenido diferentes nombres en su historia. Estos son Filadelfia, Detroit, Atlanta, Sacramento y Golden State. Por ende, entre ambas ligas, solo Capitanes, Knicks y Celtics están en el exclusivo sitial y pueden presumir de consistencia absoluta e identidad inquebrantable.

Aunque puede que haya otras versiones, se dice que el nombre de Capitanes se le atribuye a Rafael Pont Flores, un afamado escritor deportivo del Periódico El Mundo, que lo ideó en referencia al nombre de Antonio de los Reyes Correa El Capitán Correa”, héroe de Arecibo.

Capitanes Arecibo/Nel

Rafael ‘Pachy’Cruz: 20 años como armador y cuarta temporada como Dirigente.

Según datos obtenidos del libro Los Héroes del Tiempo, del Dr. Ibrahim Pérez, en ese primer año, los Capitanes utilizaban como cancha local la Escuela Superior y su uniforme fue donado por el Club Deportivo de Arecibo. En el juego inaugural local, el miércoles 26 de junio de 1946, vencieron a los Leones de Ponce 50 x 37. El apoderado era Agustín Diez y el dirigente Roberto Birriel.

La plantilla de jugadores de 1946 se componía de Manuel Iguina, Alberto Rentas, Quique Cruz, Pepe Beníquez, Abdiel de la Rosa, Joaquín Balaguer, Luis Iguina, Tavo Lucío y Benito Martínez. Terminaron la temporada regular con marca de 10 victorias y 4 derrotas, empatados en primer lugar con los Cardenales de Rio Piedras. Fue necesario jugar una serie de 3-2 para desempatar y dirimir el campeonato, pues no había postemporada. Arecibo quedó subcampeón de Puerto Rico en ese su primer año, iniciando así esta jornada que ha resultado histórica y que ahora celebramos.

Miles de jugadores han vestido el uniforme de Capitanes de Arecibo, cientos de ellos destacados tanto en torneos locales como en competencias internacionales. Unos de poca duración y otros con varios años de participación como precisamente han sido dos arecibeños, Rafael ‘Pachy’ Cruz (1994–2013) y David Cortés (1998–2017), quienes ostentan la marca del equipo con 20 temporadas consecutivas.

Tres componentes de los Capitanes de Arecibo han conquistado el título de Mejor Anotador de la Liga: Jaime Frontera en 1966 (400 puntos); Jim Maldonado en 1983 (1,010 puntos) y Ángel ‘Buster’ Figueroa en 2007 (691 puntos). Además, tres jugadores del equipo han sido premiados como Jugador Más Valioso en el Baloncesto Superior: José ‘Fufi’ Santori en 1959, Jaime Frontera en 1966 y Walter Hodge en 2014.

El premio de Novato del Año de la liga fue ganado por Ramón ‘Tigre’ Siragusa en 1957. Jaime Frontera fue el abanderado de la delegación de Puerto Rico en la Olimpiada de 1968 y también ser el portador de la antorcha en un tramo durante la ceremonia de inauguración de los Juegos Centroamericanos y del Caribe Mayagüez 2010. Petaca Iguina recibió la honrosa distinción de ser exaltado al Pabellón de la Fama del Deporte Puertorriqueño en 1968.

Los Capitanes han honrado a siete de sus jugadores destacados, retirando su camiseta y mostrándola en lo alto del Coliseo. Estos son, en orden de sus números: William ‘Bill’ McCadney (4), Manuel ‘Petaca’ Iguina (5), Vitito Cuevas (6), Jaime Frontera (11), Rafael ‘Pachy’ Cruz (13), Moisés Navedo (18) y David Cortés (18). Finalmente, hay 20 jugadores que tienen sobre 5,000 puntos anotados de por vida en la Liga, qué por lo menos una vez jugaron con Arecibo.

Entre los múltiples dirigentes locales e importados que han llevado las riendas del equipo, David Rosario es el de más tiempo, con siete temporadas completas (2007–2013) y una parcial de 19 juegos (2014), y también el jefe técnico más ganador con tres campeonatos y dos subcampeonatos. Tuvo marca de 149-87 en serie regular y 69-41 en postemporada, con un combinado de 218 victorias en 346 partidos, para promedio de juegos ganados de 63.0%.

El segundo dirigente con más temporadas y más ganador ha sido el actual Pachy Cruz, con cuatro temporadas completas (2016–2019). Sin contar todavía con la que dirigirá en 2020, ha obtenido dos campeonatos y un subcampeonato y tiene marca de 79-65 en serie regular y 38-24 en postemporada, con un combinado de 117 victorias en 206 partidos con promedio de juegos ganados de 56.8%.

Mención especial entre los entrenadores merece Lucio Lou Rossini que en tres temporadas completas (1957–1959) tuvo marca combinada de 52-21, siendo el de mejor promedio de ganados con 71.3% y el arquitecto del primer campeonato.

Capitanes Arecibo/Nelson Reyes F

David Cortés, figura cimera durante cinco de seis campeonatos de la franquicia.

Así también, muchos han sido los apoderados que han pasado, siendo los que más años han manejado la franquicia el Dr. Hiram Ruiz (1980-1996; por 17 temporadas), Luis Monrouzeau (desde el 2008; 13 temporadas, incluyendo la de 2020) y Francisco ‘Pancho’ Padilla, padre, (1952-1960; nueve temporadas).

Pancho ha sido uno de dos apoderados en el baloncesto superior en Puerto Rico que ha tenido un hijo que también fuera jugador y apoderado de un equipo en la Liga, Francisco Adrián (conocido como Junior), y el otro Armando Torres y su hijo Armandito.

En cuanto a éxitos obtenidos por un apoderado lo es sin dudas Luis Monrouzeau con cinco campeonatos y cuatro subcampeonatos.

En esas 75 temporadas, los Capitanes ya sobrepasan las 1,000 victorias en serie regular y las 200 en postemporada. Tienen un total de siete campeonatos, diez subcampeonatos y siguen en cancha para futuros logros en el 2020 y adelante.

Esperamos en Dios que la celebración de esta inigualable gesta quede en el corazón y el recuerdo de todos los arecibeños, como pasó cuando se lograron 18 victorias consecutivas y se obtuvo el primer campeonato en 1959.