Capitanes de Arecibo | Baloncesto

Choque disparejo y despótico

Esta vez no hubo dudas ni margen de error; tampoco pauta complementaria. El campeón del BSN fue despótico sobre el rectángulo, tanto así que navegaron en ventaja de 30 puntos hasta ganar, 107-82, ante 2,653 espectadores en la Casa de Petaca.

El disparejo cotejo entre San Germán y Capitanes anoche no fue ni sombra del choque anterior, en el que Arecibo también salió airoso. La angustia de remontada y el tiempo extra del viernes quedó en la historia, mientras los Atléticos aún buscan la sonrisa del primer triunfo de 2019.

Cuatro veces en cancha: igual número de reveses para el experimentado coach David Rosario. Cinco salidas para Capitanes y la única mancha fue un tripletazo a costa de 1.3 segundos de vida. De lo contrario, el récord de Pachy Cruz al mando de la franquicia sería impecable.

Una explosiva reacción de 11-0 tras el brinco inicial, un 20-4 restando 3:31 del primer cuarto relata lo autoritario y parcializado que sería el encuentro, sobre todo en la segunda parte.

BSN/Josué Rivera Victor Rudd aportó 20 puntos como mejor anotador del encuentro. Foto: Josué Rivera/BSN

Capitanes se fue 24-15 y 49-37 en los segmentos de apertura para validar la sentencia final relativamente fácil. Decir lo contrario, es faltarle a la verdad…

Lo más que pudo hacer San Germán fue empatar a 30 cuando colapsó la defensa arecibeña. Fue un gran empuje (Catch up) que le pasó factura a los anaranjados en lo restante, ya que su personal no es tan profundo como deberá ser durante la marcha del campeonato. 

Sin Guillermo Díaz, que se anuncia debutará mañana martes en Quebradillas, ni el estelar armador Gary Browne o el pívot Chris Brady como tampoco el base Andrés Torres, que contrajo matrimonio este fin de semana en Estados Unidos, los Atléticos necesitan de la consistencia y el liderazgo de sus importados en los dos lados de la cancha para tener opción a ganar. Y esa fórmula, tristemente, no se ha hecho presente todavía.

Después que San Germán igualara la pizarra, el universal Ángel Matías azotó dos triples, imitado por Willie Rodríguez, en una brecha de 19-7 a favor de Arecibo en ruta a la segunda mitad con ventaja cómoda; por 12 puntos.

Pachy Rodríguez | Capitanes de Arecibo | Baloncesto Christian Pizarro: nueve puntos y diez asistencias. Foto: Josué Rivera/BSN

En el tercer giro Capitanes abrió con un 8-0 para posteriormente apabullar a su rival por 30 puntos: 78-48 con 2:21 para acabar el abuso en el periodo. Ya era cuestión de colocar al personal de apoyo sobre el tabloncillo y esperar los 10 minutos finales para ambos conjuntos irse a las duchas.

Víctor Rudd anotó 20 puntos y Trey Gilder 17, Christian Pizarro produjo con 9 puntos y 10 asistencias y Carlos Yao López capuró 12 rebotes. 
Por San Germán: Chane Behanan 19 puntos, Diego Maldonado 11 y Andrew Feely con 10.

Estadísticas completas en https://capitanesdearecibo.net/bsn/scoreboard/sgm-vs-are-7/

REACCIÓN DE PACHY CRUZ

La marca de 4-1 de Arecibo sólo es superada por el 3-0 de Fajardo, que anoche en lar ajeno venció a Quebradillas, 98-91. Lo interesante para los Capitanes es que no cuentan con cinco de sus jugadores principales, quienes juegan en el exterior.

Buena noticia es que Denis Clemente acabó su campaña en la Liga Profesional de México y se integrará al equipo en Argentina para allí participar en la semifinal de la Liga de las Américas.

“Es algo muy positivo para todos, arrancar con este récord sin (David) Huertas, (Walter) Hodge ni Clemente. Sabemos el potencial de este grupo y el trabajo que están haciendo y ahí se ve el resultado”, dijo el dirigente Pachy Cruz en el camerino.

BSN/Josué Rivera Los dirigentes Pachy Cruz y David Rosario intercambian saludos. Foto: Josué Rivera/BSN

“Todavía tenemos mucho que mejorar. Es paso a paso, día a día. Falta demasiado torneo, pero estoy muy agradecido por el esfuerzo de los muchachos y el trabajo duro en cada práctica. Ahora hay que cambiar el ‘switch’ para la Liga de las Américas”

Los Capitanes parten el martes en la tarde vía Puerto Rico-Atlanta-Argentina en un tedioso viaje de más de 14 horas con poco espacio de descanso y prácticas. El primer partido será este viernes 15 ante Guaros de Lara (Venezuela).

ROSARIO EN ESPERA

Por su parte, el director táctico de San Germán, no se sorprende del negativo arranque de 0-4, ante lo limitado de su escuadra e incorporación de jugadores.  Sí está convencido que la ausencia de Guillermo Díaz ha sido un factor a una mejor demostración, como también la selección de refuerzos de los que se esperan mejores cosas.

“Son múltiples los factores. El momento que se adquirió el equipo, cómo y cuándo se comenzó a entrenar, la llegada de jugadores, más la realidad de que los demás equipos nos llevan un mes y medio de ventaja en preparación, entre otras cosas”, expresó David Rosario.

“Los importados no han aportado como esperábamos. Necesitamos refuerzos que nos puedan cargar, que puedan mejor el nivel de juego que están presentando los que tenemos. No solamente en ofensiva sino en el aspecto defensivo, en las cortinas, rebotes, y que puedan darle confianza a los tiradores y el resto del equipo”.

BSN/Josué Rivera Andrew Feely, uno de los dos importados de San Germán. Foto: Josué Rivera/BSN

“Tenemos que seguir buscando la forma que los jugadores que están ausentes puedan ingresar al equipo lo antes posible y ver qué podemos hacer con los importados”, dijo.

Al preguntarle sobre Díaz, obtenido en canje por Yao López, Rosario fue claro y preciso.

“Guillermo Díaz tiene que jugar ya desde el martes”, sentenció.

“Ese es el jugador que puede mejorar nuestro movimiento ofensivo. Él crea situaciones en la cancha, es una amenaz, y tiene experiencia en la liga”.

“Guilermo dijo que no se sentía en ritmo y que necesitaba unos días adicionales. El habló con la gerencia y le manifestó que jugará el martes en Quebradillas. Lo necesitabámos antes y quizás podríamos tener dos victorias, pero no fue así”, concluyó el otrora jefe del Equipo Nacional de Panamá.

Hoy en la acción del BSN habrá un solo partido: Guayama en Mayagüez a las 8:00 de la noche.