Capitanes de Arecibo | Baloncesto

La suma de sus partes…

“El todo es mayor que la suma de sus partes”. Así reza el pensamiento o principio de la sicología Gestalt donde establece que no percibimos las cosas como una suma de partes individuales, sino que elaboramos una imagen amplia del conjunto de esas partes y la compactamos en forma o estructura.

Una sinfonía no es un simple conjunto de notas individuales, una poesía no es un grupo de palabras escritas en un determinado orden y un cuadro no es la suma de un montón de pintura revuelta convertida en arte exquisito, ¿Verdad?

Y qué rayos tiene que ver la sicología de Gestalt en el portal de los Capitanes de Arecibo, se preguntará usted. ¿Acaso no se supone que aquí se escriba de básquetbol? 

Pero antes de detener su lectura, permítame mirar más allá del resultado. 

Nelson Reyes Faría / Capitanes de Arecibo Auspicioso el debut de Carlos Yao López en el uniforme de los Capitanes.

El primer partido de los campeones resultó en victoria; nada extraño para usted; digo sí es seguidor de Arecibo, porque en la casa de los Brujos no lo aprecian de esa forma. En sí, ganar es la expectativa del colectivo amarillo: reválida o nada.

Se declara tantas veces el ‘Back to Back’, que tal credo se adentra en la psiquis y el corazón de todos. Es cuestión de fe: la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve; algo que en la organización sobreabunda…

Anoche en el Coliseo de Arecibo ante una escasa concurrencia, muy por debajo de un juego inaugural para un equipo titular, los Capitanes se desempeñaron a la altura de su corona. Bueno, dada las circunstancias, pues fuera de su matrícula hay cinco jugadores en ligas foráneas, más tres que ayer no pudieron sudar a consecuencia de no contar con el aval federativo de traslado. Sin embargo, Arecibo ganó por siete; el TODO para Juan Fanático y el referente del escrito.

Nelson Reyes Faría / Capitanes de Arecibo Willie Rodriguez demostró su fortaleza y temple para los rebotes y la defensa.

¿La suma de las partes? Yao López, Victor Rudd, Raymond Cintrón, Christian Pizarro y otros artistas de reparto, que ejecutaron a bien el bosquejo táctico del conductor Pachy Cruz. 

El atlético Yao destacó en ofensiva con 18 puntos, un 9-7 en lances, más una gestión de categoría en el careo defensivo: cinco tapones y seis rebotes entre los 38 del colectivo.

López suplió energía e integración en un equipo que apenas conoce. La vitalidad de su juego evocó a épocas reciente donde Arecibo tenía pivotes de carácter como Danny Santiago y Jeff Aubry, fichas importantes en el ajedrez del otrora mentor David Rosario.

“Hacía tiempo que no teníamos un centro nativo de esa proyección”, sentenció el apoderado Luis Monrouzeau después de anunciar el canje que le trajo desde San Germán por el base Guillermo Díaz.

“Le gusta trabajar y tiene disposición para el choque y el remate”, dijo sobre Yao, el entrenador de destrezas Iván Nieves. El canastero de 6’11” se reportó el miércoles y de inmediato aceptó la práctica extra

Y tras un partido de estreno en chamarra amarilla, en una franquicia de campeonatos -seis desde el 2005 y 10 finales en los últimos 12 años-, Yao dio muestras que puede maximizar su talento para convertirse en una pieza relevante en la prognosis de reconfirmación de Arecibo.

Mientras, Rudd fue pieza vital anoche. Tomó el juego para sí con nueve puntos en ristra al comienzo del último parcial entre sus 14 de la segunda mitad y 22 en total.

Nelson Reyes Faría / Capitanes de Arecibo Victor Rudd fue enérgico sobre el tabloncillo y anotó 22 puntos, incluyendo par de triples.

El californiano de 6’9” tuvo libertad de tiros a distancia (5-3), capturó siete rebotes más cuatro asistencias y desplegó vivacidad en cancha. Un complemento efectivo en a largo alcance para cuando se reporte Davon Jefferson, de quien huelga escribir, pues todos sabemos lo que éste da entrega sobre el rectángulo.

Raymond Cintrón entró a hacer lo que mejor hace: cambiar el ritmo de bolero a guaguancó, con sus triples y defensa. Los 10 puntos en las estadísticas no cuentan la salida de entre cortinas y choques para estar en ángulo de mejor tiro, adjunto a cuatro asistencias. Con pensamiento fundamental de escolta, el número 25 la hace muy bien como armador en tiempo de crisis…

Otro que sumó para el todo fue Pizarro, el dinámico y explosivo joven de 24 años. Christian es único en contornear el cuerpo y meterse entre gigantes, más posee una visión de cancha particular. Siete rebotes, par de asistencias y nueve unidades, describen su trabajo

Nelson Reyes Faría / Capitanes de Arecibo Christian Pizarro continúa con su ascenso espectacular como armador.

Cabe consignar el aporte de Willie Rodríguez, el Novato del Año que no fue, pero es para los Capitanes. El delantero de 6’6” no rehúye al contacto y con sus 6’6” de estatura se faja en la pintura. Posee una innata habilidad para el ‘box out’, hambre para el rebote sin temor de riposta. Con ocho capturas, ‘Barba Negra’ dominó las tablas para Arecibo. (Melvin Basabe, de Guayama, fue el mejor rebotero con 15).

Ángel Matías y Johwen Villegas añadieron 16 puntos en el ataque como figura de reparto en el todo.

Un cliché del deporte expresa: “un juego no hace una temporada”; y es verdad. Falta largo trayecto para alcanzar la meta común; el TODO. 

No obstante, sin el MVP de Venezuela y con reputación de anotador en Trey Gilder ni Isaiah Manderson, un 6’10” de base criolla, ambos en espera del papel de transferencia para participar, Arecibo ganó el primer encuentro.

Añada que entre el grupo de 15 canasteros de hoy, sólo seis formaron matrícula en 2018. Cuando los otros nueve jugadores puedan conocer la filosofía y las x/o del jefe Cruz, el B2B en su concepto pudiera lograrse.

Mientras, Capitanes de Arecibo está enfocado en la suma de sus partes en cada salida. El resultado de ayer fue obvio y contundente hasta validar el todo de la propuesta…