Capitanes de Arecibo| Volibol

Fibra de guerrero

Hay gestas y atletas que trascienden. Guerreros del deporte, que lejos de claudicar ante la adversidad, el desconsuelo y las circunstancias personales, anteponen la insignia de su equipo como cualquier soldado en defensa de la patria.

Capitanes de Arecibo tiene tres de esos caracteres en sus filas en Juanchi Figueroa, Edgardo Goas y Roberto Muñiz, quienes frente a lastimaduras, virus, desgarres y otros, nunca cedieron al dolor corporal para decir presente en el rectángulo de batalla, aun cuando hubiera que sacarlos en camilla.

Juanchi Figueroa decidió jugar en la semifinal, pese a un fuerte virus que minó su fuerza.CAPITANES DE ARECIBO 2015

Juanchi Figueroa decidió jugar en la semifinal, pese a un fuerte virus que minó sus fuerzas.

Sus acciones durante la semifinal frente a los Mets de Guaynabo, participando con tesón a pesar de la deshidratación, fragilidad e inmovilidad total, demuestran la fibra y entrega de éstos en la hora de la verdad…

Para el campeón de la Liga de Voleibol Superior Masculino no había mañana en el partido crítico del lunes. Era el juego de permanencia o el adiós hasta el torneo próximo. El momento de sacar energía de donde no había ante el reclamo y la forzada necesidad de victoria.

“El corazón de Juanchi no le cabe en el pecho. Ese caballero tiene mi respeto y estima, pues con un virus que lo recluyó en una clínica, con sueros y medicamentos, más un malestar estomacal continuo, jugó con la pasión que le caracteriza”, dijo Ángel Edgardo García, gerente general de la franquicia.

“Mira, Juanchi, sí fuera otro se quedaba sentado y descansaba hasta reponerse. Pero no, decidió meterse a cancha y darlo todo aun cuando sabíamos que estaba medio deshidratado y bajo observación médica”.

“Juanchi es el alma de los Capitanes. Es el jugador que motiva, que agita al contrario, que juega alegre y le da una energía enorme al equipo. Es un atleta especial, comprometido con la causa”, acentuó García.

Edgardo Goas no lo pensó dos veces cuando el equipo le necesitaba. Jugó con tobillo hinchado y con dolor.Capitanes de Arecibo

Edgardo Goas no lo pensó dos veces cuando el equipo le necesitaba. Jugó con tobillo hinchado y con dolor.

Mientras Goas, que tenía el tobillo izquierdo hinchado, producto del fragor del juego y una mala caída ante la malla, dijo Sí en el partido crucial y según su palabras “no lo pensó dos veces porque el equipo me necesitaba”.

“Arecibo me la dado todo desde que me hice profesional hace cuatro años. Y no lo pensé dos veces, tenía que jugar y punto”, sentenció el valioso acomodador del Equipo Nacional.

“Sinceramente estoy a un 60 por ciento de poder jugar porque el tobillo me molesta. Pero cuando una franquicia te da todo lo que necesitas y un poco más, uno tiene que hacer lo mismo por ello. Y en un juego cuando se está contra la pared, uno tiene que tirarlo todo en la cancha. Eso era lo que había que hacer”.

“Antes de empezar el juego le dije a David Alemán (dirigente) que yo voy a darlo todo y que no había nada que me parara. Sí piensas como que yo estoy tan mal que no puedo contribuir, pues me sacas. Pero yo no me voy a salir. Lo único era que me sacaran de la cancha sí no podía más”.

Goas, que desde su ingreso al voleibol rentado en y fuera del país, siempre había conquistado campeonatos, tuvo que por primera vez vivir la desilusión de ser eliminado en contra de su voluntad y presa de una incapacidad parcial, que le obligó a jugar, literalmente dicho, “en un solo pie”.

Roberto Muñiz estuvo lastimado de una rodilla por toda la temporadaCapitanes de Arecibo | Capitanes de Arecibo| Volibol

Roberto Muñiz estuvo lastimado de una rodilla por toda la temporada

“Perder no es nada bueno, no me gusta. Yo sé que sí estuviéramos todos saludables, Guaynabo sabe la realidad y no hay mucho que decir” puntualizó Goas.

García significó que la hinchazón en tobillo de Goas era tal que no pudo apretar su zapatilla. El terapeuta Alejandro Alayón tensó el área para evitar serias y mayores complicaciones, además de suministra analgésicos para combatir el dolor.

“Goas al igual que Juanchi tienen un corazón que no le cabe en el pecho. Ese caballero jugó con un tobillo que parecía un jamón. Pero lo dio todo”, comentó el gerencial.

Por su parte, Muñiz jugó todo el año con un intenso dolor en su rodilla derecha, la que le incapacitó parcialmente en el Equipo Patrio. Sin embargo, nunca rechazó el llamado de los Capitanes y decidió voluntariamente decir presente.

Ángel Garcia, gerente de los Capitanes, significó la voluntad de Goas, Figueroa y Muñiz por jugar ante la adversidad.Capitanes de Arecibo | Capitanes de Arecibo| Volibol

Ángel Garcia, gerente de los Capitanes, significó la voluntad de Goas, Figueroa y Muñiz por jugar ante la adversidad.

“Robert es un guerrero y tiene mi admiración. Ese señor nunca se quejó y estuvo desde principios del torneo en medio de una recuperación de su rodilla afectada. No puedo dudar de su corazón, de su deseo y motivación para el equipo”, acotó García.

Muñiz, que recién comenzó funciones en la AEE como ingeniero, reside en Yauco y labora en San Germán y a diario viajaba a Arecibo para tomar terapias en el camerino o entrenar.

“Son sacrificios que engrandecen a los buenos atletas. Robert nunca se quitó y cuando vio la necesidad del equipo le dijo que sí al reto”.

La triste realidad es que Arecibo tenía un mar de magulladuras o discapacidades, de las que Guaynabo sacó provecho. Además de los mencionados fue notable y sensible la baja de Héctor (Picky) Soto, quien no participó en los cuatro últimos partidos por estar afectado de la pierna derecha. Se espera que permanezca en cuidado médico por las próximas cinco semanas como preventivo.

Los Mets jugaron de forma excelente en la malla, con mejor servicio y defensa de campo para merecer el triunfo, independiente de las intangibles que rodearon a los Capitanes.

Javier Gaspar, como buen estratega, supo manejar su personal para desequilibrar al contrario y tomar ventaja de todos los elementos a favor y hoy están en su cuarta Serie Final en ristra, esta vez frente a los Gigantes de Carolina.