Capitanes de Arecibo | Baloncesto

Complejo ganar como visitante

El Rancho Vaquero es un lugar inhóspito para los forasteros, que no quepa duda alguna. La Casa de Petaca es un recinto similar donde el visitante también sale trasquilado. En la Serie Final del BSN la cancha local hasta ahora ha sido protegida de ataques enemigos.

En el frío aposento con olor a chicharrón, el alguacil Nelson Colón y su banda de pistoleros sentencian y ejecutan a todo aquél que atente revertir el orden. Una versión moderna del OK Corral del oeste americano, traducido al básquetbol nuestro.

De 27 duelos en la hacienda de Ramón Luis sólo cuatro han vivido para contar la experiencia: Piratas en par de ocasiones, Santeros y Capitanes. ¿Los demás? Salieron con heridas profundas, vendados y vencidos; otros en estrés y desesperados.

En el Coliseo Manuel Iguina Reyes no es mucha la diferencia. De 27 juegos, la escuadra amarilla del Capitán Pachy Cruz ha resguardado su amplia nave en 24 luchas y 14 de éstas consecutivas hasta que los Leones le vencieron en semifinales. ¿Las tres derrotas? Dos veces Ponce y una Quebradillas.

Josué Rivera - BSN

Javier Mojica, aqui defendido por Willie Rodríguez, está segundo en ataque con 19.7 puntos y co-líder de robos de balón con cinco.

En Bayamón sobrevive el guapo que aguante la bravura de un conjunto que no se quita y sí mueren lo hacen con las botas y espuelas puestas. No importa cuán lejos estén en la pizarra, algo provocan a su beneficio, sea con defensa intensa, canastos en serie o ejecución perfecta. Son especialistas en sacar del buche una aparente derrota y emerger vencedores.

Tan sólo con mirar los dos conatos de Arecibo por robarse un partido de la Serie Final allí se resume la voluntad de los Vaqueros en su Rancho. En el primer juego por 17 abajo al inicio del último parcial y llegó el triple de Javier Mojica a 1.3 segundos para el deceso.

El sábado no fue excepción. Javier González se vistió de héroe cuando atacó el canasto con 4.6 segundos de vida para colocar en ventaja (2-1) a los blanquiazules.

Dos partidos donde los Capitanes han estado por sobre 37 minutos con suficiente delantera como para ganar, pero han sido acorralados. Y no sabemos con exactitud la razón. Merma la energía, son poco asertivos en la práctica, transgreden la ley según el juicio arbitral y no pueden cerrar el juego a su favor. Un posible triunfo en ciernes que al sonido del claxon se esfuma.

Josué Rivera - BSN

Davon Jefferson (izquierda) al frente en puntos con 60 y tercero en rebotes en la Serie Final con 21.

Y sí usted analiza las estadísticas, Arecibo lidera en puntos (276-272), rebotes (114-74; 40 más), en efectividad de lances de tres (42.4% vs 40.3), asistencias (60-51), rebotes ofensivos (32-24), puntos en la pintura (138-120) y en la carrera o transición (48-33). Buenos números dirá usted y tiene razón a medias.

El juego trata de rotaciones defensivas, de ayuda colectiva y careo individual. De no permitir excesos o libertades al contrario. Y en ese orden Bayamón supera a Arecibo al capitalizar sus pifias mediante una presión exagerada -y otras variantes- durante los cinco minutos finales en el Rancho Vaquero.

Veamos: en tres choques 15 errores o turnovers menos (40-25), buenos para 56 puntos vs 26 de Arecibo; en bloqueos (16-6) y en cortes de balón (19-13). He ahí la gran diferencia, combinada con vitalidad y provocación.

Capitanes de Arecibo - Nelson Reyes Faría

David Huertas en acometida durante el segundo partido de la serie.

En una serie que define el campeonato debe imperar la resiliencia. Esa capacidad grupal de recuperarse frente a la adversidad y continuar con el plan trazado. Capitanes afrenta hoy en la Casa de Petaca el más importante y crucial partido. Un triunfo protege el territorio e iguala la justa; un fracaso le coloca al borde del adiós el 21 de este mes cuando se reanudará la serie.

Anoche Capitanes tuvo una reunión previa a la práctica. Videos, charlas, jugadas descritas en la pizarra portátil y en cancha. La idea es jugar con intensidad por cada segundo de juego y no ceder un ápice en pujanza y deseo.

“Concentración por cuarenta minutos; esa es la clave. Qué es lo queremos hacer, cómo queremos atacarlos y parear su energía”, dijo el entrenador Pachy Cruz sobre el juego de hoy.

“Bayamón tiene jugadores que se esfuerzan en ambos lados de la cancha. Lo primordial para nosotros es mantener esa energía bien alta, poder ejecutar todo el tiempo”.

“Y la asignación defensiva ha sido clave en la serie. Tiene ser mucho mejor que en los dos juegos en Bayamón”, acentuó el Coach.

El otrora armador reconoció de la fortaleza y el temple de su rival con la frase de “nadie dijo que iba a ser fácil” para puntualizar cuán reñida se encuentra la disputa por el cetro del BSN.

“Es un gran equipo, muy poderoso y lo han demostrado durante toda la temporada. Nada, es venir a proteger la casa, que es lo que nos hemos mentalizado hacer durante los Playoffs”.

“El juego del lunes será muy intenso. Ellos vendrán con todas para robarnos ese partido y ponerse 3 a 1, que es muy positivo en una Final. Lo que queremos es empatar la serie. Van a ser cuarenta minutos de guerra y sí nos concentramos lo podemos lograr’, acotó Cruz.

Capitanes de Arecibo - Nelson Reyes Faría

Chinemelu Elonu lidera en rebotes con 31, mientras Walter Hodge (foto principal) al frente en asistencias con 30.

Esa es la actitud de cómo encarar el cuarto encuentro. Capitanes sabe no puede darse el lujo de perder ante los suyos.

Por su parte, Nelson Colón comprende que derrotarles en su lar vaquero es harto complejo. Convertirse en pillo frente a las huestes de Arecibo es una cita enrevesada; nada fácil. En la visita anterior cayeron, 89-80, no sin antes estar 19 puntos abajo. Pero de ganar estarían a las puertas de su título número 15 en la historia…

“Pienso que no estamos lejos de lo que hace Arecibo. Es equiparar su energía temprano en el juego. Ese primer cuarto no está haciendo mucho daño”, dijo Colón en la rueda de prensa post partido.

“Vamos a autoanalizarnos otra vez para ver de qué manera podemos mejorar y seguir jugando básquetbol. Todavía queda mucho juego. Esta serie va a ser larga, no va a ser corta y nos tenemos que prepararnos para eso”, acentuó el coach de Bayamón.

Por el momento han sido tres partidos de excelencia y el seguidor del básquetbol está metido de lleno en la serie. Hasta ahora se han cumplido las expectativas ante los dos mejores equipos del torneo. Esperemos que hoy no sea la excepción en el Coliseo de Arecibo.