Capitanes de Arecibo | Baloncesto

Sinónimo de excelencia…

Desde 2005, Capitanes de Arecibo ha estelarizado el cierre del BSN como ningún otro equipo. La historia, perdurable e inmutable, refleja el éxito de la franquicia amarilla: cinco cetros nacionales e igual número de subcampeonatos. Y para más: cinco Series Finales consecutivas a partir de mañana contra los Vaqueros de Bayamón.

Nadie, por mayor detractor del conjunto o de sus regentes, puede negar que Capitanes es la más prestigiosa insignia del básquetbol isleño. Decir lo contrario es voltear la vista a los resultados, no sólo de cancha, sino en fructífera y cumplidora operación como ente y representante del país en certámenes de FIBA América.

El nombre Capitanes trasciende el hemisferio suramericano y el Caribe, gracias a la fórmula de agregación de Luis Monrouzeau Rosa desde que tomó las riendas en 2008; a quién muchos aborrecen por el éxito, transparencia y firmes posturas.

Monro o el Boss, como le dicen cariñosamente los jugadores, es el George Steinbrenner Yankee, versión boricua: venerado por sus fieles, odiado por rivales y sus pares. Pocos se han detenido a pensar que su fortuna no vino en cuarto oscuro, tampoco en traqueteos deshonestos, sino en sudor legítimo como obrero.

Y en este mundo tan ambiguo y egoísta cuando un hombre tiene la valentía de decir de frente las cosas que perturban o están fuera de ley, de seguro pocos serán sus amigos y bastante muchos los discrepantes tejiendo cuentos y aventuras.  Cuál sea su percepción es irrelevante…

Capitanes de Arecibo / Nelson Reyes Faría

En once años como apoderado de los Capitanes de Arecibo, Luis Monrouzeau Rosa ha sentado cátedra de cómo se opera un equipo de básquetbol en el país.

Lo cierto es que con Monrouzeau Rosa el BSN ha crecido, sea o no reconocido. El modus operandi con la franquicia de Arecibo es a la que todos aspiran o desean imitar. Jugadores contentos con paga precisa y beneficios colaterales, decenas de auspiciadores en respaldo, siempre contendor al título y exigente en el cumplimiento. Con legítimo derecho puedo escribir que Capitanes son sinónimo de excelencia.

De qué Luis se molesta, claro que sí. De vez en cuando en el camerino le dan sus rabietas procurando una reacción del colectivo sin ofender a nadie. Un deje de ‘coraje en libreto tipo Hollywood’ que procura despertar pasiones favorables entre los atletas.

“Déjalo quieto que Pachito hoy está molesto”, es común escuchar entre sus amigos cercanos. Salidas de tono tan naturales en un negocio-deporte que genera estrés y contrariedad, sobre todo cuando hay expectativas de campeonatos. Momentos pasajeros que se esfuman tras una victoria…

Once años al frente de los Capitanes, cuatro coronas, cuatro trofeos de segundo, pero siempre con el mismo objetivo y plan: Serie Final. Para LM, como se le identifica en las redes sociales, no hay otro escenario que tenga mayor sentido y propiedad.

En el Rancho Vaquero comienza el martes otra historia del BSN y el jueves seguirá en la Casa de Petaca. Gane o pierda no alterará lo proyectado desde enero cuando se viajó a Argentina para participar en la Liga de las Américas. Durante el trayecto caras diversas de refuerzos, alegrías, sinsabores y lesiones a canasteros del patio.

Sin embargo, pese a la adversidad o deleite ocasional, ahí está Arecibo otra vez en la disputa del campeonato con un dirigente novel: Pachy Cruz. El ‘Capitán de Capitanes’ fue estelar armador por 20 años y su número 13 pende en el cielo del Coliseo. Eludido en premios u honores; consistente estratega en tres años de aprendizaje en la línea de mando. Y junto a su inseparable carnal Gustavo Cañas en su tercer turno finalista.

De seguro los Vaqueros saldrán de favoritos por los analistas de turno, ya es rutina; sorprendería de no ser así. No importa el qué o el cómo, Arecibo no ganará muchas fuera del rectángulo, que es donde cuenta. Obvio, sin restarle méritos a Bayamón, que acabó en primer lugar, ganó la mayoría de los premios individuales y es un gran trabuco con Nelson Colón como guía.

Esperamos sea una serie inolvidable como fue la concluida ante Ponce. Sabemos que al final triunfará el básquetbol y la fanaticada…