Capitanes de Arecibo | Baloncesto

Los suplentes ganan campeonatos

Josep ‘Pep’ Guardiola, entrenador español de consecuente éxito en Barcelona, Bayern Múnich y Manchester City, asegura que “las grandes actuaciones las tienen los grandes once”, pero qué “los títulos los ganan, sobre todo, los suplentes”.

Anoche en la victoria de Capitanes sobre Santeros, 93-88, la máxima del coach mejor pagado del fútbol europeo se hizo evidente. Fueron los canastos y la defensa de los emergentes de Arecibo la sustancia que los condujo al triunfo, aunque no hayan recibido el aprecio justo de tal contribución.

En el cotejo de ayer, para mi gusto un concierto desde la línea entre Pachy Cruz y Eddie Casiano, el banco jugó un papel significativo. Triples de Chamo Pérez, Willie Rodríguez, Raymond Cintrón y destaque de Ángel Matías fueron notables en el triunfo.

Pero hoy es posible que los fanáticos recuerden el debut de Chinemelu Elonu con 13 puntos y 11 rebotes; los 18 de Davon Jefferson, los 14 de Walter Hodge y sus cuatro bombazos, o los 13 tantos de David Huertas. Son los caballos, ¿no?, la fuerza vital del ataque amarillo.

Capitanes de Arecibo | Capitanes de Arecibo | Baloncesto

Ángel Matías hizo un gran trabajo en ambos lados de la cancha.

Ello sin contar a Guillermo Díaz y Denis Clemente, que son estelares del básquetbol isleño y refuerzos en otras ligas, pero que en Arecibo son contribuyentes parciales. Lo importante en esta franquicia es colgar a la posteridad un pergamino de tela como legado a otras generaciones.

Desde que Luis Monrouzeau tomó el mando quedó definido desde el saque cual es la misión, la visión y los valores, en y fuera del vestuario. Si una empresa no lo tiene claro, se puede ir despidiendo de su futuro. Las ocho finales y cuatro campeonatos en diez temporadas no son mera casualidad. ¿Los jugadores? Complementos a ese objetivo.

Y es natural que cuando un equipo gana, no importa el deporte, la atención centra en aquél que sumó la mayor cantidad de encestes, goles, jits o remates. Ese con el puntaje más alto adorna la portada del periódico, revista o foto en las redes sociales; el mejor del partido según la estima general.

Tristemente el que sale del banco resulta invisible a los ojos de muchos, aunque su aporte sea quien abra la puerta al lauro. Quizás éste arranque un cintillo en los medios, poco destaque en la radio y sí acaso un calce bajo una foto incidental.

Capitanes de Arecibo | Capitanes de Arecibo | Baloncesto

Raymond Cintrón atizó un triple importante al cierre del tercer parcial.

Para conquistar el preciado premio de cualquier competición es necesaria la ayuda de todo el componente humano. Desde la ‘estrella’ hasta el ‘comebanco’; despectivo que no rinde honor al que se esfuerza a diario, posee talento y garra, pero cuya suerte está enmarcada a la voluntad del entrenador de turno, la marcha y necesidad táctica del juego.

Debido a que el jugador de la banca está en relativa desventaja en lo concerniente al ritmo de juego, debe estar mucho mejor preparado que el titular y en las mejores condiciones para cuando sea llamado al campo de juego.

Y el comentario de Guardiola ubica en balanza, en apreciación y justicia, la importancia del jugador emergente en el resultado de un partido y a la postre un campeonato. Lo cierto es que los trofeos y banderines están reservados para el equipo, nunca para un atleta particular.

Es imposible que un jugador por excelso sea, como Lebron James, pueda él sólo conducir a su equipo al campeonato. Siempre será esencial en el deporte de grupo, imprescindible el quehacer del sustituto; quien hace la diferencia para bien.

Matías, un delantero pequeño con energía y coraje, anotó par de canastos que dieron ventaja a Arecibo en el segundo y tercer parcial en tan sólo siete minutos de juego.

Rodríguez, un novato con temple de veterano, entró a sustituir a Jefferson en el segundo segmento y azotó triple que empató a 33. Posteriormente niveló la pizarra a 48 y cerró la noche con nueve puntos, más una sólida defensa.

Cintrón, que carga un 43% en lances a distancia, sopló uno casi al sonido de la chicharra para empatar a 65 de cara a los diez minutos finales del partido.

Pero, los cinco puntos más relevantes los produjo Rafael ‘Chamo’ Pérez, un guerrero de 35 años de sobrado bagaje con el Vinotinto de Venezuela y nueve torneos del BSN y múltiples en su país.

Capitanes de Arecibo | Capitanes de Arecibo | Baloncesto

Willie Rodríguez produjo nueve puntos y trajo defensa de calidad frente a los Santeros.

A Pérez, que no rehúye el contacto físico ni da tregua, le tocó entrar a cancha frente a los de mayor estatura tras meterse en faltas Elonu, Jefferson y Rodríguez. Entre generar pantallas y ser hábil en la colocación, logró dislocar el ataque de Aguada y a su vez anotar dos canastos de oxígeno en el cuarto de cierre.

Produjo un tiro brincado del lateral derecho que dio ventaja 71-70, robó un balón que trajo puntos y con 56.4 segundos para acabar encestó un triple del lado izquierdo que colocó el juego en la caja de seguridad, 92-88. Previo a ese tiro de Chamo, Guillermo Díaz metió un triple tras Elonu salir de juego por infracciones.

Ciertamente, en un drástico torneo BSN que obliga a los dirigentes a rotaciones extensas, variantes de defensa, creatividad en la ofensiva e insumo de información del contrario, el darle minutos a todos es algo complejo, pero imperioso.  Pachy Cruz utilizó 13 jugadores y Casiano no se quedó atrás y trajo a cinco extras al juego, que sumaron 71 puntos; el 39.2% de la ofensiva. Y mientras más se acerque la recta final, jugadores como Pérez, Cintrón y otros son especiales para Arecibo y su intención de colocar otra bandera sobre lo alto del Coliseo.

En ese ajedrez del tabloncillo, de ejecuciones, cambios súbitos, pito finito y faltas a granel, anoche se puso de manifiesto la premisa de Guardiola, pues los suplentes también ganan partidos…