Capitanes de Arecibo | Baloncesto

Solidarios en medio de la prueba

La vida es más que un resultado. Es una máxima que encierra un profundo pensamiento e introspección, que tiene su epicentro en la gracia y la misericordia de Dios, pero obliga a una reflexión de la fragilidad de la vida misma. Y hoy como entidad del baloncesto clamamos a Él para procurar esa paz que sobrepasa todo entendimiento. (Filipenses 4:7)

Capitanes de Arecibo, su apoderado Luis Monrouzeau Rosa, el gerente general Ángel Edgardo García, cuerpo técnico y su entrenador jefe Pachy Cruz, Gustavo Cañas, Iván Nieves y Omar Orama, así como jugadores, personal de medios, seguridad y de apoyo, nos unimos en solidaridad a la pena de dos de nuestros integrantes: Guillermo Díaz y José ‘Millo’ Ocasio.

Ambos pasan por el dolor de una pérdida; uno que tristemente no pudo alumbrar los corazones de padres expectantes y otro que dio vida a una familia que le quiso hasta su último suspiro.

Ayer en ruta a San Germán, Guillermo recibió la inesperada llamada de que su esposa perdió su bebé, (el primogénito) a solo meses de nacer. ¡Ufff! Usted podrá imaginar cuán difícil fue ese momento para nuestro estelar canastero. Un golpe emocional que sólo Dios en su infinita bondad y misericordia proveerá la respuesta. El Padre que da gozo y abundancia es el mismo y único Dios que consuela y da sosiego en medio de la desesperación y la angustia.

En la madrugada de ayer también, el adiestrador Ocasio, recibió la infausta nueva de que su padre Emilio había fallecido, lo que impactó a todos por igual. El velatorio será desde esta tarde en la Capilla Cristo Rey de Arecibo.

Dios no es ajeno al dolor del ser humano. A Él le conmueve tu dolor y extiende Su mano para confortarte; quizás la pena no te deje ver al Señor, pero Él está a tu lado y te rodeará con Su brazo de amor. “Él sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas”. (Sal 147:3)

En Capitanes de Arecibo estamos solidarios con Guillermo y Millo en lo amargo de la tristeza. Pero sabemos por fe que Dios les proveerá de fortaleza y sabiduría a través de la prueba.

La derrota de anoche en San Germán queda relegada a un segundo plano. Hoy y siempre lo importante son ustedes, la esencia propia de quiénes somos en Capitanes: una familia unida en la alegría y la aflicción.

Sea la Paz…