Capitanes de Arecibo | Baloncesto

David Cortés: el gran ausente

Esta noche cuando Capitanes de Arecibo entre al Gimnasio Nuevo León de Monterrey, México, una de las cimeras figuras del conjunto isleño no dirá presente: David Cortés.

El alero del club subcampeón de Puerto Rico pondera cuál será su futuro en el básquetbol tras 20 años de buen servicio a la insignia amarilla. El perenne número 18 de los Capitanes será el gran ausente de la justa suramericana y caribeña que hoy toma vida en tierra azteca.

Cortés, de 36 años, y con la marca de diez (10) torneos seguidos en la Liga de las Américas, decidió no viajar con el equipo a esta edición de la Liga de las Américas, lo que acentúa su adiós definitivo del tabloncillo.

“Es una baja sensible por lo que David Cortés significa para nuestra franquicia. El liderazgo que despliega en cancha, su versatilidad, pertenencia e identidad a la insignia de Arecibo son su mejor legado. Quisiéramos que estuviera aquí, pero le hemos dado todo el espacio para que tome la decisión que mejor entienda”, dijo Luis Monrouzeau Rosa, propietario de los Capitanes.

“David le ha dado 20 años al equipo, no sólo como jugador sino como persona y ciudadano ejemplar y para mí eso vale más que cualquier logro deportivo”, acentuó el mandamás arecibeño.

“Estamos más que agradecido por su contribución al equipo. Sí decide jugar en el BSN en la próxima temporada, su uniforme estará listo en el cubículo del camerino. Es algo que no está a mi alcance y que Cortés debe discutir con su familia. La decisión que tome será respetada”.

Capitanes de Arecibo

David Cortés deja en diez su marca de participación continua en la Liga de las Américas. El alero de 36 años pondera su retiro del tabloncillo.

El atleta de 6’3” inicio su carrera en 1998 después brillar en las categorías de base en la Isla. Su temple, certeros lances a distancia, asertividad en el juego más excelente defensa, le convirtió en un valioso activo para el conjunto.

No obstante, Cortés posee empresas de contabilidad y laboratorio médico que le toman gran parte del tiempo, el que necesita para entrenar, razón por la que decidió no asistir al certamen de Las Américas.

“Es una gran baja en todo sentido. Lo extrañamos y sabemos que es difícil de reemplazar su plaza por lo que David Cortés es como ser humano”, sentenció el jefe técnico Rafael (Pachy) Cruz.

“Más allá de su tiempo en cancha, de su gran defensa y tiros triples, David es el corazón, el alma de los Capitanes”, frase que dignifica la labor del también compadre de Cruz.

“Lo que él ha hecho por esta franquicia y por el pueblo de Arecibo es incalculable. Creo que nosotros le debemos a David por su entrega, la pasión que le mete al juego y su liderazgo, que no pasa inadvertido”.

“Sí yo deseo algo en mi vida es que mi hijo emule a David Cortés. Así de grande es el aprecio y la manera que puedo describir lo que todos sentimos por él. Una persona excelente en todo el sentido de la palabra”.

Cruz, que al igual que Cortés sudó por 20 años la chamarra de los Capitanes, reconoce que retirarse del juego no es nada fácil. Son momentos difíciles cuando llega el momento…

“Cuando tú estás por toda una vida en el deporte y sabes que se acerca el retiro te pasan muchas cosas por la mente. Es algo que sólo el jugador decidirá con su conciencia y circunstancia”, comentó.

“Hay atletas que se retiran porque no puede competir, otros por perderle el amor al juego o por una lesión. David Cortés es quien puede contestar que pasará. Sé que lo consultará su familia y tomará la decisión correcta en su momento”, dijo.

“Pero de qué hace falta y lo extrañamos aquí en Monterrey, no hay dudas. David es parte de la familia de los Capitanes”.

Sí finalmente Cortés se retira el símbolo 18 subirá a lo alto del Coliseo de Arecibo para compartir la escena con Moisés Navedo, que también utilizó el número; Bill McCadney (4), Pachy Cruz (13) y Vitito Cuevas (6).