Capitanes de Arecibo | Baloncesto

Con la frente en Alto…

Un verdadero líder tiene la confianza de ser único, el coraje para tomar decisiones difíciles y la compasión de escuchar las necesidades de los demás. No se establece como un líder, sino que se convierte en uno por la igualdad de sus acciones y la integridad de su intención”.  General Douglas McArthur

El intenso amarillo del sol se ha escondido, el día está gris y el cielo nublado. La brillantez del amanecer está opaca. Una estela negra y roja se cierne sobre la Isla, como sí Piratas hubieran invadido la Isla para dar un Coup d’État y tomar control, más allá del que la Junta Fiscal impone a nuestro Gobierno.

“La mañana no es refrescante”, dijo el contramaestre Jové a la tripulación en la nave Panorama. Mientras, el teniente García, decía que el “calor era demasiado”.

Una derrota inesperada en la noche de un miércoles fatídico en el mar de Guajataca desvió el rumbo, agujeró el barco del Capitán Monrouzeau y su condestable Cruz y no quedó otro remedio que batallar hasta el último segundo para evitar el naufragio. Los planes para invadir la Guarida de Roca en Quebradillas resultaron en una pérdida del botín preciado y la corona que desde el 2016 custodió la Villa de Víctor Rojas.

Capitanes de Arecibo | Capitanes de Arecibo | Baloncesto

El apoderado Luis Monrouzeau, el gerente general Ángel E. García y Pachy Cruz, dirigente, con el trofeo de subcampeón; cuarto en diez años, más cuatro títulos.

El Capitán Monrouzeau no le quedó de otra sino aceptar el revés con gallardía y aplomo, no sin antes gritar a todo pulmón: “A la reconquista en 2018”; sinónimo de advertencia, venganza y valentía…

Y mientras las naves del Aracibo regresaban maltrechas a su puerto en el Muelle, en la roja municipalidad San Rafael de las Quebradillas hoy se vive la pasión de un campeonato al son de bocina, panderos y aguardiente. Un esperado título contra el némesis comarcal, ¡Ay dolor, dolor!, que será motivo por los próximos meses de bulla y tortura emocional contras los amarillescos de Petaca, Siragusa y McCadney…

Y así en tono de novela y fantasía, Puerto Rico amanece hoy con un nuevo campeón del Baloncesto Superior Nacional. Quebradillas ganó en buena lid ante el monarca del pasado año y mejor equipo durante la década de ministerio en manos de Monrouzeau: cuatro títulos, cuatro subcampeonatos…

Unos Piratas que supieron defender su recinto en cada momento; son nueve las derrotas seguidas de los Capitanes allí, para adjudicarse su sexto cetro insular y segundo en los últimos cinco torneos.

Josué Rivera / BSN

Al fin se le dio a Alejandro (Bimbo) Carmona, su primer campeonato en 16 años en el BSN.

Un Jonathan García indetenible en lances a distancia, cuatro bombazos que fueron la razón del juego; un Bimbo Carmona que al fin sabe lo que es bañarse de champán tras 16 torneos; Mike Rosario en acometidas y disparos, Tu Holloway, el motor Pirata que bien ganó el MVP, más una dupla técnica de Carlos González y Leo Arill, y un grupo administrativo de Roberto Roca, Gaby Miranda y Edgar Padilla, alcanzaron a bien el trofeo.

En Capitanes de Arecibo, como organización elite del deporte, no hay nada que lamentar. Sí, se pensaba conquistar y prevalecer, pero no siempre se obtiene lo que se desea. Se perdió con carácter y mucha cría, pese a lo que diga la pizarra final: 98-90.

Jugar en déficit de hasta 22 y venir en remontada para caer por sólo ocho puntos revela la fibra y el orgullo de este grupo de jugadores. No cesaron en procurar el triunfo, en revertir un juego donde nunca estuvieron en ventaja. Y cayeron como buenos, como lo que hasta hace unas horas eran: los campeones del BSN.

Y a ese combinado, que se fajó de principio a fin, a todos el respeto y admiración de un pueblo. Son héroes para siempre…

Habrá lágrimas por no conseguir el Back to Back; es líquido preciado que emana de lo profundo del corazón y es natural que así sea. No obstante, la frente está en alta y con el ánimo de regresar al máximo nivel en 2018; es una promesa inquebrantable…

Los triunfos son parte del trabajo diario, de la voluntad y visión de todos para alcanzar una meta. Y en Capitanes, como ente, se busca lo supremo, aunque para ello haya que saborear lo amargo de la derrota. De ellas se aprende, sirven para mejorar y reforzar áreas débiles hacia el futuro.

Nada; Quebradillas es el Campeón del BSN. Ganaron como buenos ante un buen equipo como Arecibo. Y que celebren a rabiar, que lo disfruten al máximo y que perdure lo más posible, pues en el camerino los “amarillos de Pachy” dijeron que “el campeonato está prestado a los vecinos”.

¿Qué quisieron decir? Qué se preparen bien para el año próximo, ya que Capitanes vendrá con sed y hambre de reconquista…

Y dentro de estas semanas de rencillas y luchas amistosas en y fuera del tabloncillo, triunfó el deporte. Fue una gran serie, siempre recordada…