Capitanes de Arecibo | Baloncesto

Álamo: Día de Madres especial

El Día de las Madres es uno traumático para Ángel Álamo. En celebración similar el 10 de mayo de 2009 mientras jugaba de Quebradillas frente a Arecibo, el delantero recibió la dura noticia de la muerte de su progenitora: María Emilia Rivera.

Fue un momento difícil, sin dudas. Pero no desertó a los Piratas y decidió jugar en honor a Doña María, por que así ella lo quería. Esa noche escribió en dos esparadrapos la frase “Rest in Peace, Mom”. Anotó cuatro puntos en 13:49 minutos y en horas de la madrugada partió a New York para las exequias fúnebres.

Hoy, mientras se vestía para tirarse a cancha y enfrentarse a los Vaqueros de Bayamón, Junito Álamo habría de dedicar el partido a su madre en espíritu sin conocer que sería el de mayor anotación en su carrera de 10 años en el BSN.

El número 7 de los Capitanes produjo 29 puntos para conducir a Arecibo a una victoria sobre Bayamón, 75-53, que nivela marca de los campeones (9-9) en 18 cotejos; bueno para el cuarto lugar.

Los Vaqueros tras el revés caen al séptimo puesto con foja de 8-11.

“Yo tenía una motivación extra esta noche: Mami”, sentenció Álamo al preguntarle de su ejecutoria.

Capitanes de Arecibo | Capitanes de Arecibo | Baloncesto

En 2009 cuando jugaba de Quebradillas contra Arecibo, Álamo recibió la noticia de la muerte de madre

“Yo sé que ella está conmigo en mi corazón. Mami estaba viendo el juego allá arriba y se lo dediqué a ella y a mi equipo que lo necesitaba también”

Álamo tuvo que jugar como pívot por 38:34 ante la súbita baja de Cady Lalanne, quien sufrió una lastimadura en un talón de Aquiles que pone en riesgo su permanencia con Arecibo. El refuerzo de Haití se someterá a pruebas médicas mañana para determinar la gravedad del asunto.

Y en vista de ello, Álamo sacó la cara por Arecibo, que venía de caer estrepitosamente el viernes contra el sotanero San Germán. Hoy la historia fue diferente…

“Jugar un día como hoy es bien difícil. Mami murió on Mother’s Day contra los Capitanes y nunca se me olvida eso. Cuando llega el Día de las Madres me pongo un poquito ‘down’ (decaído), pero ella quería que yo siguiera con la cabeza en alto y con una sonrisa. Ella fue mi motivación esta noche”.

No sólo se trata de sus puntos sino de la defensa compartida frente al azteca Héctor Hernández, quien no pudo anotar por siete intentos en 22 minutos de juego.

“Con la falta de Cady sabía que mi rol iba a cambiar un poquito y que mi equipo necesitaba más de mí. Siendo un veterano joven en la liga, había que tenía que cargar más: rebotear, blocked shots, hacer el trabajo sucio, tú sabes”.

“Pero cuando metí los primeros tiros me dije: ¡Wow!, hoy puede ser mi noche y mira, 29 puntos. Ese es mi career high. Y qué bueno que ganamos”.

Ante la necesidad de fortaleza y empuje en el área de esfuerzo para los Capitanes, el atleta nacido en Brooklyn tiene media de 9.3 puntos y 4.2 rebotes, mayormente como jugador emergente. Y en su perfil de 10 temporadas, sólo en 2014 en San Germán anotó en doble dígito: 12.7 puntos. En 290 partidos del BSN registra 6.6 Pts. y 3.6 rebotes

Sin embargo, esta noche se destapó. Se fue de 14-10 en lances, repartió dos tapones, capturó 10 rebotes, se robó tres balones y sudó por 17 minutos más que su promedio de 21 por juego.

Un Día de Madres que recordará Ángel Álamo en memoria de doña María Emilia Rivera, aun dentro del dolor que evoca su partida en una festividad tan especial…