Capitanes de Arecibo | Baloncesto

Emotiva noche para Joel Jones

Cuando suene el silbato que pondrá en marcha la suerte de los Capitanes de Arecibo, Joel Jones Camacho chocará con la triste realidad que -de golpe y porrazo- su vida atlética sobre un tabloncillo concluyó. Ahora le tocará ser un espectador en el deporte que le apasiona.

Vestido con una camiseta de ejercicios, pantalón de juego y tenis para básquetbol, el otrora número 30 de los campeones, entró ayer al Coliseo de Arecibo cual fue costumbre durante los pasados 28 meses.

Sin embargo, en esta ocasión, lejos de rebotar balones y lanzar a distancia, fue a saludar a sus hermanos de cancha y agradecerle las muestras de afecto durante la odisea de una súbita cirugía para implantar desfibrilador que regule los ritmos cardiacos.

Y hoy cuando Arecibo inaugure el torneo 2017, Jones estará allí para recibir la sortija de campeón y el último uniforme que utilizó, éste con el #9, en la Liga de las Américas en Argentina. Después de ese viaje comenzó la ruta del adiós..

Capitanes de Arecibo

Joel Jones recibirá su primera sortija de campeón tras 14 años en el BSN.

Hoy será un día complejo, repleto de emociones, pensamientos, llanto y aplausos. Una noche donde el corazón de Joel tendrá su primera prueba de fuego…

“Trato de no pensar mucho en lo que será el día de la inauguración. Estar ahí sin poder jugar me va a traer muchas memorias, de mi carrera, de ganar el campeonato otra vez. Pero, la vida es así y hay cosas que uno no puede controlar, dijo Jones en el camerino que fue suyo.

“Yo me siento competitivo todavía, pero no puedo hacer nada ya. Disfruté el juego, viajé por el mundo; pude jugar en una franquicia como ésta (Capitanes) donde valorizan y respetan al jugador. Siempre pensé que me iba a retirar con Arecibo, pero nunca pensé que sería de esta manera”, expresó

“Tú sabes, cuando llegue ese momento de presentarme, que mis compañeros vayan a la cancha, it’s gonna be tough, but life is what it is”.

Jones tuvo que decidir entre morir en un rectángulo o continuar una ‘vida normal’ mediante un aparato electrónico. Tras 14 años de productividad en el BSN y el Equipo Patrio, el retiro para JoJo fue antes de lo anticipado y con ello una transición en todo el sentido de la palabra…

“Yo amo mi vida, amo al baloncesto, pero amo a mi familia más y fue una decisión que había que tomar, porque podía morir. Tengo suerte que estoy vivo”.

Según el canastero de 35 años puede ejercitarse de forma moderada, pero no el participar de forma competitiva, lo que está terminantemente prohibido.

“Puedo tener una vida normal. Ir al gimnasio, trabajar mi cuerpo, sentirme útil. Tomar par de cervezas sí quiero; de todos menos competir, pues puede venir un golpe donde está el desfibrilador y ser peor”.

Jones ya dejó de utilizar el cabestrillo en su brazo izquierdo y la cicatriz de la cirugía está en proceso de sanar. Desde el lunes visita el Coliseo y ‘trabaja’ como un adiestrador invitado del dirigente Rafael (Pachy) Cruz, sin tener un cargo oficial en el cuerpo técnico. Será una especie de terapia y de sanación emocional en lo que reencuentra su sendero en el deporte.

¿Qué le depara el futuro fuera de un tabloncillo?

“Hay planes de estar a cargo de entrenar la selección de mujeres para el Centrobasket. Y quizás pueda ser asistente en Arecibo (se ríe), pero no quiero ser Head Coach para nada. A mí me gusta desarrollar los jugadores”.

Capitanes de Arecibo | Capitanes de Arecibo | Baloncesto

Los seguidores de Capitanes de Arecibo de seguro le tributarán un sonoro aplauso a Joel Jones.

El torneo de referencia de la Selección Adulta Femenino, en agenda para junio próximo, es clasificatorio al Premundial, cuyo torneo también se disputará este año.

Y esta noche cuando se anuncie su nombre para recibir el anillo de campeón, único conquistado en su carrera, habrá nervios y sentimientos encontrados.

“Va a ser difícil, vamos a ver cuando llega el momento. Es posible que sea algo bien emocional. No lo dudo. Sé que los fanáticos van a estar ahí para apoyarme”.

Una cosa sí te digo. No me arrepiento de nada de lo que hice como jugador. Yo siempre di mi todo y uno sabe que algún día llegará el retiro. No fue como yo quería, pero me voy como un ganador (winner) y con una sortija de campeón”…

Y hoy a eso de las 8 de la noche, Joel Jones Camacho escuchará el más sonoro de los aplausos por su entrega y carácter como jugador en uniforme de los Capitanes. Una ovación merecida por demás…